junio 30, 2022
mendelevio

Mendelevio, ¿qué es y par qué sirve?

El caso del mendelevio se une al de una de las particularidades del siglo XX en la constate investigación atómica, cuyas pruebas, aun siendo riesgosas, ayudaban al descubrimiento de nuevos elementos de los cuales algunos han adquirido relevancia para la vida militar, industrial y civil.

Otros elementos por su parte, no fueron así, por lo cual sus descripciones científicas son amplias pero sus detalles característicos demasiado triviales, confusos y escuetos.

En la temática sobre el mendelevio, nos decantamos por fusionar ambos detalles de interés y así mostrar una información más prolija en beneficio del alumnado y público en general que frecuenta el portal Tabla Periódica.

Todo sobre el mendelevio

Este es un elemento químico cuyo aspecto es desconocido, estimándose que sea plateado metálico o gris con áreas blancuzcas.

El símbolo del Mendelevio es Md y su número atómico el 101, perteneciendo al grupo de los actínidos.

Se desconoce que posea una forma o estado habitual en la naturaleza, por lo cual actualmente entra en el rango de sintético o artificial.

Está en el grupo de los actínidos por su número atómico mayor, no encontrársele en la naturaleza y poseer una vida media menor.

Como todos los actínidos, el total de sus isotopos son altamente radiactivos y a la par, inestables.

El mendelevio posee una masa atómica de 258 u, debido a la masa total de neutrones y protones que se pueden encontrar en un solo átomo perteneciente a este elemento.

Su posición dentro de la tabla periódica de los elementos es en el período 7.

La configuración electrónica que determina la forma en la cual los electrones se encuentran estructurados en los átomos del elemento Md es [Rn]5f13 7s2.

Los elementos que se relacionan con el mendelevio, sea por la proximidad en su número atómico o periodo o su grupo son, entre otros: El Cerio, Neodimio, Praseodimio Y Prometio.

El anterior nombre del mendelevio fue unnilunio, el cual fue cambiado para ajustarse a la práctica del siglo 20, que consistía en homenajear a los grandes físicos y químicos de la época. El epónimo fue el laureado químico ruso Dmitri Ivánovich Mendeléiev.

Este fue el noveno elemento transuránico y otro elemento actínido.

Al igual que los demás actínidos, fue descubierto por los investigadores de la Universidad de California (Berkeley), en 1955; estuvieron dirigidos en esa ocasión por Stanley Thompson, quien fue acompañado de Gregory Choppin, Albert Ghiorso, Glenn Seaborg, Bernard Harvey.

Se logró gracias al bombardeo de isótopos de einstenio-253 (Es253) con iones de helio. Así se consiguió producir un nuevo isótopo: el 256Md, el cual reveló la existencia de un nuevo elemento transuránico.

Como actínido, el mendelevio presenta las características generales de todo miembro de su grupo. Posee un estado de oxidación III, aunque algunos experimentos entre 1990 y 2011 han demostrado que también es estable en estado de oxidación II.

Sus isótopos tienen vidas medias que comprenden unos pocos segundos hasta aproximadamente 55 días.

Extrañamente, esta cifra dada es mayor a la primera, ya que en el primer experimento exitoso, el isótopo producido resultante mostró una vida media de unos 76 minutos; se cree que fue por el arduo proceso que distinguió a este experimento: los átomos fueron obtenidos uno a uno.

Las cantidades de mendelevio obtenidas y utilizadas en los estudios de las propiedades químicas y nucleares son menores a un millón de átomos; esto es un millón de veces menor a una cantidad que se pueda pesar.

Todos los estudios de las propiedades químicas del mendelevio se han mantenido limitados a cantidades mínimas.

El comportamiento de este elemento en cromatografía de intercambio iónico ha permitido determinar que el mismo existe en solución acuosa, principalmente en el estado de oxidación 3+ característico de los elementos actínidos.

Sin embargo, el mendelevio también tiene un estado de oxidación dipositivo (2+) y un monopositivo (1+)

mendelevio

Usos

Posee la misma problemática que otros actínidos en lo referente a que su mínima producción e inexistencia en la naturaleza, dificultan crear una gama de posibilidades para uso comercial o beneficioso para el planeta, salvo el conocimiento que ha logrado brindar.

Además de su uso para la investigación científica y uso de laboratorio, el mismo podría ser considerado para un arma nuclear, si se colocase en un equipo que así lo detonare. Por fortuna y en contraste con lo antes citado, su baja producción minimiza tal posibilidad, reduciendo así el mercado de arsenal nuclear el cual aún se encentra en discusión para el desarme.

Si se llegase a producir en mayor cantidad y fuese menos inestable, bien podría utilizarse como combustible para reactores nucleares. Esto resta ayuda potencial para cubrir las altas demandas de energía eléctrica limpia que el planeta está solicitando.

Propiedades del mendelevio

Número atómico: 101

Grupo:           3

Periodo: 7

Configuración Electrónica: 1s22s2p63s2p6d104s2p6d10f145s2p6d10f126s2p6d17s2

Masa Atómica: [258] uma

Potencial Normal de Reducción:- 1,66 V Md3+ | Md solución ácida

Estados de Oxidación: +2, +3

1ª Energía de Ionización: 635 kJ/mol

Afinidad Electrónica: Sin datos

Polarizabilidad: 18,2 ų

Electronegatividad (Pauling): 1,3

Punto de fusión / °C:          827

Calor de atomización / kJ mol-1:  116

Efectos del mendelevio en el ambiente y la salud

Por ser un elemento químico sintético, se encuentra reservado en uso a laboratorios de investigación sea en universidades como en plantas con reactores nucleares (Estados Unidos y Rusia), lo que limita sus afectaciones al medio ambiente y la salud en el planeta que no se encuentra expuesto al mismo.

Por igual, al estar en el rango de elemento químico que no está presente en la naturaleza, el mendelevio no genera daños en el suelo, rocas, plantas, agua, aire, de tal manera que no afecta al ambiente y por ende, no existe riesgo de daño colateral para la salud humana.

Quienes operan con este elemento sí deben mantener todas las medidas establecidas para protegerse de la radiactividad, ya que podrían como mínimo sufrir:

  • Cáncer en el sistema músculo esquelético.
  • Perforaciones en hígado, páncreas, riñones, debido a la toxicidad primaria en la sangre que luego se diseminaría en dichos órganos.
  • Malformaciones del útero y feto, en caso de embarazo.
  • Daños en el sistema genito – urinario del hombre y la mujer.
  • Irritaciones por toxicidad en las mucosas.
  • Además, si hubiere contaminación ambiental por causa del mendelevio, el daño llegaría a ser mayor al creado por cualquier factor de riesgo epidemiológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies