septiembre 27, 2022
samario

Samario, ¿qué es y para qué sirve?

Nuestro recorrido por el grupo de los lantánidos sigue avanzando y hoy es el turno del samario. Este elemento además de ubicarse entre el prometio y el europio, es de gran utilidad para diversas aplicaciones.

Asimismo, se trata de uno de los elementos más curiosos en cuanto a sus propiedades, presentando un comportamiento que ha sido objeto de estudio desde su descubrimiento.

Si quieres conocer más sobre el samario, ¡quédate con nosotros! A continuación, daremos un recorrido a todo lo que rodea este valioso lantánido, desde su historia hasta sus características.

¡Vamos a comenzar!

qué es el samario

¿Qué es el samario?

El samario es un elemento de la tabla periódica con el número atómico 62. A pesar de pertenecer al grupo de las tierras raras (lantánidos), es un elemento de suma abundancia en la corteza terrestre.

Gracias a múltiples estudios, se ha logrado determinar que es más común que el estaño. Sin embargo, su extracción es ligeramente más complicada, ya que no se encuentra en estado puro.

Este elemento debe ser extraído directamente de menas como la gadolinita, la cerita y la samarskita.

Sus características físicas son similares a otros elementos de su grupo, tratándose de un elemento sólido color gris. No obstante, en muchas ocasiones y después de ciertos procesos, adquiere tonalidades doradas muy brillantes.

Una característica que comparte con su grupo, es su rápida oxidación, razón por la cual se suele guardar en contenedores especiales. De igual forma, es fácil disolverlo con ayuda de ácido para realizar ciertos compuestos.

Por otro lado, podemos resaltar que comparte unas cuantas características con el zinc, principalmente en lo que respecta a densidad y dureza.

Propiedades químicas del samario

  • Símbolo: Sm
  • Número atómico: 62
  • Masa: 150,35
  • Radio medio: 185 pm
  • Electronegatividad: 1,17
  • Radio atómico: 238 pm
  • Estados de oxidación: 2,3
  • Densidad: 7353 kg/m3
  • Punto de ebullición: 1803°C
  • Punto de fusión: 1072°C

Origen

La historia de este elemento nos remonta al siglo XIX, tiempo en el que diversos científicos realizaron investigaciones sobre el samario y otros lantánidos. En aquel entonces, la comunidad científica internacional dio créditos a Lecoq de Boisbaudran. por el descubrimiento.

Boisbaudran en 1879, logró separar al samario de un mineral de samarskita, aislando su óxido e hidróxido como distintas muestras. Posteriormente, analizó su espectro de emisión para entregar su investigación.

Por otro lado, la decisión de este nombre se vio impulsada por Vassili Samarky-Bykhovets, un ingeniero ruso que lo descubrió por primera vez en la región de Urals; en primera instancia, el elemento se conoció como samaria.

En los años posteriores, el nombre samaria se reemplazó por samarium. A día de hoy, samaria no se ha dejado de usar, pues se utiliza para referirse al óxido de samario.

Un dato curioso, es que en 1978 Marc Delafontaine, un químico suizo declaró haber descubierto un nuevo elemento. Este fue bautizado como decipium y en los años consiguientes se continuó con su investigación.

Para 1881 estos estudios dieron como resultado que no se trataba de un nuevo elemento, sino de una combinación de los mismos; uno de estos elementos que se encontraban en la combinación, era el samario.

Concluidas las investigaciones sobre el elemento, los químicos empezaron a investigar acerca de sus posibles usos, utilizando como referencia a otros miembros de su grupo.

No obstante, el samario goza de una ventaja de acción pirofórica en dispositivos de encendido que pocos elementos pueden lograr, por lo que se empezó a utilizar en técnicas que buscan preservar el acero.

Actualmente, China es el país con las mayores reservas del material, seguido por Rusia y Malasia. Gracias a las grandes cantidades del metal, se han descubierto otras aplicaciones que te contaremos a continuación.

tierras raras química

 

¿Para qué sirve el samario?

Como ya mencionamos, la acción pirofórica del samario sirve para la preservación del acero, pero, también hay otros usos que vale la pena mencionar:

  • Se emplea en la fabricación de lámparas incandescentes y de arco voltaico de carbono, las cuales son utilizadas en las salas de cine para las luces de los proyectores; también se utilizan como fuente de iluminación en los estudios de grabación
  • Es utilizado en la aleación de tierras raras conocida como Mischmetal, utilizada en las piedras de los mecheros modernos
  • Sirve para fabricar imanes de alta potencia, sumamente duraderos y con gran resistencia a la desmagnetización. Dichos imanes son utilizados para hacer motores, audífonos e instrumentos musicales
  • El óxido de samario es utilizado con diversos propósitos, siendo los más comunes la producción de cristales y en óptica para absorber la luz infrarroja
  • De igual forma, se emplea para la elaboración de cristales en base de fluoruro de calcio para láseres y generadores
  • Algunos de los compuestos del metal se usan como catalizadores en la descomposición de plásticos y en la deshidrogenación de etanol
  • Se maneja en conjunto con el estroncio para tratar pacientes con cáncer. Las características de ambos elementos en conjunto, son de gran eficacia para la realización de radioterapias
  • Recientemente, se le ha dado uso en la elaboración de bebidas alcohólicas
  • En actividades topológicas, el samario funciona como aislante, conduciendo la corriente sobre la superficie y neutralizándola a nivel interno
  • Uno de sus usos más importantes en la actualidad, reside en la creación de transistores cuánticos, un pilar fundamental para la computación moderna
  • Fabricación de equipos electrodomésticos como hornos microondas, televisores y lámparas

Obtención

Una característica propia de los lantánidos, es su casi nula presencia de su estado puro. Debido a esto, los elementos deben ser extraídos de otros minerales usando métodos y herramientas especiales.

En el caso del samario, los minerales donde se encuentra, son: arena de monacita, cerita, bastnasita, samarsquita, gadolinita; estos minerales suelen contener más de un lantánido, por lo que son expuestos a un proceso de intercambio iónico para separarlos y distinguirlos.

Otro método que se utiliza para conseguirlo, es utilizando la electrólisis de una mezcla fundida de cloruro de samario con cloruro de calcio.

Por último, se puede conseguir reduciendo su óxido con lantano, generando así una sustancia que posteriormente es destilada para separar ambos elementos.

imanes potentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies