junio 30, 2022
Praseodimio

Praseodimio, ¿qué es y para qué sirve?

El elemento con número atómico 59 es el praseodimio, un miembro del grupo de los lantánidos y un metal de gran utilidad para la fabricación de distintos artilugios.

Ya que estás aquí, te invitamos a continuar leyendo, pues el día de hoy nos encargaremos de contarte todo sobre este material, sus características, la historia de su descubrimiento y algunos de sus usos.

Sin más que agregar, prepárate y acompáñanos a descubrir la historia de este miembro del grupo de las tierras raras. ¡Empezamos!

qué es el praseodimio

¿Qué es el praseodimio?

Cuando hablamos del praseodimio, nos referimos al tercer integrante de los lantánidos, un metal con el símbolo Pr y que ocupa el número atómico 59 en la tabla periódica. Tiene un color plateado no muy brillante, pero, igual de vistoso.

Se trata de un metan blando, maleable y dúctil, apreciado en la industria de la manufacturación por sus cualidades químicas, eléctricas y magnéticas.

De forma similar a otros miembros de las tierras raras, sus cualidades reactivas dificultan que pueda ser encontrado en su forma natural; cuando se consigue, este se oxida rápidamente al ser expuesto al aire, ganando tonalidades verdes muy llamativas.

A pesar de esto, es uno de los metales raros que mejor resiste la corrosión del aire; dejando esto de lado, muchos científicos prefieren aislarlo en aceite mineral o sellarlo en un cristal para evitar su oxidación.

En cuanto a su obtención, no es muy complicada, ya que es el cuarto elemento más abundante de su grupo. No obstante, como ya mencionamos, encontrarlo en su estado puro es muy raro, ya que lo común es hallarlo en algunas menas acompañado de otros metales.

Cuando es oxidado a presiones altas, se genera un color negro que puede ser descompuesto con el uso de ácido para generar sales que se utilizan en la fabricación de cerámicas, esmalte de uñas y materiales de vidrio.

Propiedades químicas del praseodimio

  • Símbolo: Pr
  • Número atómico: 59
  • Masa: 140,90765
  • Valencia: 3,4
  • Radio atómico: 247 pm
  • Estado de oxidación: +3
  • Radio medio: 185 pm
  • Radio covalente 165 pm
  • Electronegatividad 1,13
  • Estado ordinario: Sólido
  • Densidad: 6640 kg/m3
  • Punto de fusión: 931°C
  • Punto de ebullición: 3520°C

Historia

Este lantánido tiene una historia como pocas, pues son numerosos los cambios que ha sufrido desde su descubrimiento.

Para empezar, es necesario explicar su nombre. Este proviene de las palabras griegas prasios didymos, las cuales significan “gemelo verde”; esto se debe a que el praseodimio se descubrió a la par del neodimio y que la capa de óxido que se formaba al ser expuesto al aire, era de este color.

Explicado su nombre, nos podemos remontar a 1841, donde Carl Gustaf Mosander extrajo didimio del lantano. Luego, en 1874, Per Teodor Cleve llegó a la conclusión de que el didimio estaba formado por varios elementos.

En 1879, Paul Emile Lecoq de Boisbaudran aisló samario del didimio que obtuvo de un mineral de samarskita. Un par de años después, en 1885, el químico Carl Auer von Welsbach separó el didimio en dos elementos, consiguiendo así el praseodimio y el neodimio, los cuales dieron sales minerales de variados colores.

Producto de su descubrimiento y gracias a sus coloridas sales, no tardó mucho en empezar la búsqueda de sus utilidades.

Esto nos lleva hasta Leo Moser, un conocido cristalero checo que en la década de 1920 se encargó de utilizar el elemento para tintar cristales. El resultado fue un cristal llamado “Prasemit” de color verde amarillento.

No obstante, tiempo después Moser descubrió que podía lograr tonalidades similares utilizando colorantes mucho más económicos, pues el praseodimio no era precisamente barato. A esto se le sumó el poco éxito del “Prasemit”, ocasionando que encontrarlo en la actualidad sea extremadamente raro.

Por otro lado, el cristalero también creo el “Heliolite”, un cristal tintado con praseodimio y neodimio que tuvo más popularidad.

Desde entonces, el “Praseodimio amarillo” es un tinte de tonalidad amarilla/anaranjada que se usa para fabricar cerámica.

vidrio de praseodimio

¿Para qué sirve el praseodimio?

  • Como ya mencionamos, el praseodimio es ampliamente conocido por sus propiedades para tintar materiales. En la actualidad, se utiliza para dar un tono amarillo a vidrios, esmaltes de uñas y cerámicas
  • Este elemento es de suma importancia para la creación del vidrio dídimo, con el cual se fabrican gafas de seguridad, soldaduras y vidrios soplados
  • Se utiliza como agente de aleación junto al magnesio para crear metales de alta resistencia, generalmente empleados en la fabricación de motores de avión
  • Debido a sus propiedades conductoras, se suele añadir a los cables de fibra óptica para incrementar la señal
  • El praseodimio es la base de las luces de arco de carbón utilizadas en iluminación y proyectores
  • En algunas ocasiones, es utilizado para colorear zirconia cúbica con el fin de simular peridoto
  • Hace un par de años, un doctor la Universidad Nacional de Australia, logró retaras un pulso de luz a cientos de metros por segundo utilizando este elemento mezclado con cristal de silicato
  • Al combinarlo con níquel (PrNi5), presenta un efecto magnetocalórico muy fuerte, permitiendo a los científicos acercarse a menos de una milésima de grado del cero absoluto
  • Unido con magnesio, se crea un material muy duro y resistente, perfecto para la fabricación de medios de transporte
  • Es posible fabricar baterías recargables de hidruro de níquel-metal
  • Forma parte de los elementos que se utilizan para la creación del Mischmetal, una aleación utilizada en la fabricación de mecheros

Extracción del elemento

El praseodimio se encuentra en gran parte de la corteza terrestre, en su mayoría bajo minerales como la bastnasita y la monacita.

De igual forma, algunos de sus componentes pueden entrar en el ambiente por obra de la industria petrolera o al tirar aparatos electrónicos.

Por otro lado, suelen realizarse técnicas de intercambio iónico y procesos de extracción para recuperarlo. En el caso del praseodimio metálico, se puede preparar mediante la reducción con cloruro anhidro.

China, Estados Unidos, India y Australia, son algunos de los países con mayores reservas de este elemento, llegando a producir anualmente cerca de 2 millones de toneladas.

Sin duda, este elemento es un lantánido de gran importancia y que, gracias a sus características, se ha hecho de un nombre a nivel mundial, convirtiéndose en uno de los metales más utilizados.

estructura de las tierras raras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies